Sobre esta colección

 

¡Bienvenidos a mi exposición online de videoconsolas! 

 

 

Me llamo Humbert Sanz, soy profesor de ciencias y tecnología y coleccionista de consolas antiguas. Curiosamente nací un 25 de mayo: el Geek Pride Day y tan solo unas horas antes de que se pusiera en venta la primera videoconsola doméstica de la historia: la Magnavox Odissey.

 

Maganavox Odissey (1972), la primera videoconsola doméstica de la historia
Maganavox Odissey (1972), la primera videoconsola doméstica de la historia

 

Cuando creé esta Web, el año 2010, mi idea era construir para mí una plataforma online para poder tener a mano toda mi colección de consolas, videojuegos, juguetes electrónicos, complementos... Así, los tendría bien inventariados, de forma sistematizada, con descripciones elaboradas y, todo, contextualizado dentro de la propia historia del videojuego.

 

Pero al tratarse de un contenido colgado en Internet, no sólo me permitía acceder a todos mis dispositivos en cualquier lugar y momento... además, quedaban expuestos, de forma rigurosa, para todo el mundo.

 

 

Mi colección de consolas la he dividido en 2 grandes grupos: Videoconsolas de sobremesa y Videoconsolas portátiles. Estas 2 categorías, a su vez, están subdivididas por generaciones: dispongo ejemplos de la primera a la octava.

 

El resto de aparatos de mi colección, que no se pueden catalogar por criterios generacionales, los he incluido en un tercer grupo llamado: Juguetes electrónicos. Este grupo, a su vez, está subdivido en seis subgrupos (dependiendo de la tipología de la máquina). 

 

Si queréis ver de forma clara y esquemática (a modo de índice) todos los apartados y subapartados de esta Web, podéis consultar el Mapa del sitio.

 

Como veréis, a pesar de que he centrado mi colección con consolas de Nintendo, del cual siempre he sido un acérrimo seguidor, también dispongo de aparatos de otras marcas: ya sea porqué han sido importantes en la historia o, simplemente, porqué han sido importantes para mí.

 

 

Nintendo friends
Nintendo friends

 

Mi primera consola de sobremesa fue la VideoMaster SportWorld (1978), la compraron mis padres en Andorra cuando sólo tenía 6 años.

 

Cartel promocional de las consolas VideoMaster, años 70
Cartel promocional de las consolas VideoMaster, años 70

 

Mi primera consola portátil fue el videojuego electrónico "Shuttle Voyage" de Tronica.

 

Tronica Game MG8 - Extra Screen (Shuttle Voyage), 1982
Tronica Game MG8 - Extra Screen (Shuttle Voyage), 1982

 

Mi primer juguete electrónico fue el Coleco Computer Electro.

 

Coleco (Diset) Computer Electro, 1982
Coleco (Diset) Computer Electro, 1982

 

Mi primer ordenador personal fue el Sinclair ZX Spectrum 48K Plus. Con él no solo pasé grandes horas jugando a infinidad de videojuegos, sino que, también aprendí a programar y crear mis propios juegos.

 

Sinclair ZX Spectrum 48K (versión Plus)
Sinclair ZX Spectrum 48K (versión Plus)

 

En 1991 dejaron de dar soporte al ZX Spectrum. Esto hizo que me enfadara con el mundo, sintiéndome muy defraudado y acabé distanciándome del mundo de los videojuegos...

 

Casi una década después, en 1998, de pura casualidad, vi en un bazar paquistaní de Barcelona una curiosa consola clónica de la Game Boy "original": la Prodis Game Fighter (avisadme si la encontráis a un precio razonable).

 

Prodis Game Fighter (clónica de Game Boy DMG-01)
Prodis Game Fighter (clónica de Game Boy DMG-01)

 

Vendían esta DMG-01 "apaisada", junto a un cartucho con 32 juegos de Game Boy, por tan sólo 1500 pesetas (unos 9 euros) y no me resistí! Pero me duró muy poco, me la cargué y la acabé tirando a la basura, pero... ¡quería seguir jugando!

 

Finalmente me acabé comprando la portátil de moda del momento: la Game Boy Color: ¡vaya cambio!

 

Nintendo Game Boy Color, 1998
Nintendo Game Boy Color, 1998

 

Con la Color en mis manos me enganché de nuevo al mundo de los videojuegos. Con ella comencé el nuevo milenio, fueron pasando los años, y fui comprando y disfrutando de las consolas y videojuegos del momento, como: las Game Boy Advance, la Game Cube, las DS, las 3DS... Y empecé, poco a poco, a comprarme consolas antiguas. En 2008 decidí hacer con todas ellas una colección.

 

El punto álgido de este periplo, lo viví con la Wii. Es, sin duda, mi consola preferida y la que mejores momentos me ha dado.

 

Nintendo Wii, 2006
Nintendo Wii, 2006

 

Desde el 2014, cuando la Wii ya iba dejando paso a la Wii U, yo me fui desconectando de nuevo y paulatinamente del mundo de los videojuegos, comprobando que ya no me apasionaba tanto jugar con ellos, sino que mis compras eran tan sólo como coleccionista.

 

Por este motivo, en 2020, decidí cerrar mi colección a la 8ª generación. Completando bien lo que tengo, preservarlo, difundirlo... Y, el futuro, ¡Dios dirá!

 

Vamos a dar un paseo por la historia... ¡Que comience el show!